OBRAS MENORES Y MAYORES

La licencia urbanística es un acto administrativo de naturaleza reglada, mediante el cual la Administración actúa con un control preventivo sobre la actividad de los administrados para asegurar que el aprovechamiento de los terrenos que se pretende llevar a cabo se ajusta a la Ordenación urbanística.

La distinción entre obra mayor y menor implica en si misma importantes efectos jurídicos y conlleva decisivas consecuencias prácticas.

Obras mayores: Son aquellas para las que se requiere la elaboración y aprobación de proyecto técnico según art.2.2/2.3 LOE. (www.codigotecnico.org/web/recursos/documentosadicionales/normativa/texto_0001.html)

Obras menores: Son aquellas que por su escasa entidad, sencillez constructiva y pequeña cuantía, consistiendo normalmente en pequeñas obras de simple reparación, decoración, ornato o cerramiento que no precisan de proyecto firmado o profesionales titulares.

 

La construcción de una casa es obra mayor y el arreglo de la cocina es obra menor. Pero en otras muchas ocasiones se nos plantea la duda: algunas de estas dudas han sido resueltas por la jurisprudencia que requieren una interpretación (técnica).

 

Las peticiones de licencia se resolverán en el plazo de tres meses, a contar desde la presentación de la solicitud con la documentación completa en el registro del ayuntamiento.

Los plazos han de ser más largos cuando la actuación proyectada revista mayor complejidad y más cortos cuando se caracterice por una clara sencillez. En definitiva, el concepto jurídico indeterminado que se examina habrá de aplicarse en cada caso concreto atendiendo al volumen de la obra, a su trascendencia o peligro para la efectividad de la ordenación urbanística y en último término a la complejidad o sencillez del proyecto. (SSTS 20 Jun.1988, 28 Nov.1989 y 20 Feb.1990)

Ejecución Material de Obras

Pídanos presupuesto (sin compromiso) de su proyecto u obra a realizar ...

  • obra nueva
  • reforma o adecuación
  • ampliación
  • rehabilitación
  • conservación
  • decoración interior
  • cambios de uso
  • revestimientos acústicos

MANTENIMIENTO

Reparaciones y Conservaciones

Piscinas:

  • Reparación de revestimientos
  • Reparación, conservación o renovación de playas
  • Cambio de válvulas y motobombas
  • Limpieza de filtros y prefiltros
  • Reparación de focos acuáticos
  • Cambio a electrolisis salina

Edificación:

  • Impermeabilización de cubiertas e azoteas
  • Pintura interior e exterior
  • Cambios de carpinería de madera y metálica
  • Cerrajería
  • Cerramientos y persianas
  • Cambios de decoración
  • Tratamiento de madera exterior
  • Reparación de muebles



Instalaciones en Edificios

Fontanería:

  • Cambio de sanitarios y grifos
  • Reparación de picaduras en tubería
  • Ampliación de distribución
  • Instalación de placas termosolares y acumuladores

Montajes:

  • Montaje de muebles de cocina
  • Montaje de armarios empotrados y/o revestimiento interior
  • Ampliación de muebles existentes y redistribución de espacios
  • Puertas y ventanas

Saneamiento:

  • Cambios de trazos
  • Colocación de arquetas y cazoletas
  • Evacuación de humos
  • Recogida de aguas pluviales

Electricidad:

  • Adaptación de instalación a normativa vigente
  • Reparación de bombas
  • Instalación de placas fotovoltaicas

Piscinas

  • Recoger muestras de agua in situ y mandarlas a analizar al laboratorio (cada 15 días y mensualmente)
  • Preparación de la visita de la Inspección de Sanidad
  • Gestión de desratización, desinfección y desinsectación
  • Gestión de reapertura de piscina y del libro de agua
  • Certificación de la instalación acuática
  • Suministro de productos químicos
  • Cambios a tratamientos nuevos
  • Adecuación a normativa vigente
  • Acceso a minusválido

Mantener transparente y limpia la piscina exige realizar de forma periódica una serie de tratamientos físicos (limpieza y filtrado) y químicos  (desinfección).

El agua y su tratamiento El encargado debe llevar un control exhaustivo diariamente del pH y el cloro de la piscina, para que estos parámetros se encuentren en los límites correctos para que no haya ningún problema para la salud de los usuarios. Además de este control diario por parte del encargado de la piscina, un laboratorio externo tiene que analizar otros parámetros (además de los dos anteriormente citados) para que haya un buen control y mantenimiento de la piscina y sus instalaciones (cada 15 días o 30 días, según la legislación específica).

Un seguimiento de todos los valores del agua y del gasto de desinfectante, nos informa gráficamente sobre las medidas a tomar en cada instante.

Equilibrio del agua y el Índice de Langelier:

Ésta es una cualidad sumamente importante para el agua de nuestra piscina, se trata del balance o equilibrio del agua.
Esta propiedad tiene relación con la tendencia del agua a ser corrosiva o por el contrario a ser incrustante.
Cuando el agua tiende a ser corrosiva, disolverá con mayor rapidez los metales disueltos, las juntas del gresite y en general todos los metales y elementos que estén en contacto con ella. Esto puede ser muy delicado ya que ocasionará problemas de coloración en el agua o en las paredes
(azul, rojiza, verdosa, dependiendo de los metales disueltos), corrosión en tuberías y maquinaria, etc.
Si por el contrario el agua tiende a ser incrustante, se producirán depósitos calcáreos sobre la línea de flotación, en el interior de las tuberías, en los filtros y en general en todos los elementos que estén en contacto con el agua.

Ambos supuestos son perjudiciales para nuestra piscina, por lo que  tenderemos siempre a conseguir un agua neutra.

A este cometido nos viene a ayudar el Dr. Wilfred F. Langelier, que descubrió en los años 30 del pasado siglo esta cualidad corrosiva e incrustante del agua y estandarizó una fórmula para calcular el balance del agua conociendo algunos parámetros.

 

Utilidad para obtener facilmente el índice de Langelier conociendo los siguientes parámetros:

  1. Ph del agua.
  2. Alcalinidad en [ppm].
  3. Dureza en [ppm].
  4. Temperatura en [ºC].

Si el resultado de la fórmula es 0, entonces el agua está balanceada y no supondrá ningún problema para la piscina. Por el contrario si es positivo, significa que el agua es incrustante y si es negativo indica que el agua tiene propiedades corrosivas.

Cuanto más distante del 0, más incrustante o corrosiva será el agua.

Son tolerables variaciones de hasta +-0,5 es decir que consideraremos balanceada nuestra piscina si este índice se encuentra en un valor entre -0,5 y + 0,5.

Trasladamos nuestros datos al formulario que tenemos arriba y obtendremos el índice, que nos dirá si nuestro agua está equilibrada o no. También nos servirá para averiguar qué parámetros debemos variar para equilibrarla.

 

Una vez iniciado el ciclo de filtración y al cabo de cierto tiempo será preciso lavar el filtro, ya que la arena se habrá obstruido con la suciedad, impidiendo el paso del agua.
Con el lavado a contra-corriente se consigue invertir el sentido de circulación del agua en el filtro y con ello se expulsa al desague las materias filtradas.

Si no se realizó un invernaje adecuado, hay que vaciar la piscina y limpiar las paredes y el fondo con un producto desincrustante. Se utiliza una limpiadora a presión en casos especiales y éste es el mejor momento para reponer alguna pieza de gresite que se haya desprendido o reparar posibles fisuras en el material del vaso, incluso repasar las juntas con una lechada especial.
Completar la limpieza limpiando los skimmers, los filtros, las boquillas de impulsión, etc.

También hay que mantener la sala de máquinas con bombas, depuradoras y depósitos de desinfectante en buen estado y para ello debe estar limpio y hay que reparar periódicamente el revestimiento contra el deterioro, puesto que protege el exterior del ambiente agresivo y los vapores de los químicos. Se ruega a los propietarios de las piscinas de crear un fondo de inversión para el mantenimiento de sus instalaciones.

... más fotos de los trabajos que realizan nuestros mantenedores